El teletrabajo, una modalidad que continúa afectando física y mentalmente a los trabajadores en Ecuador | Informes | Noticias

Las alteraciones en el bienestar físico y psicoemocional de los empleados, y actualmente de los teletrabajadores, pueden afectar directamente en su desempeño.

Gabriela lleva en modalidad de teletrabajo 13 meses, es decir, desde marzo del 2020. Al principio pensó que estar laborando desde casa no sería tan complejo y le agradaba la idea. Al final se trabajaría en pijama y se ahorraría en gasolina, pensaba.

Sin embargo, al transcurrir los meses empezaron varios problemas: estrés, ansiedad, nula desconexión laboral, dolores en el cuerpo. Indica que su jefa es bastante agobiante, ya que le envía mensajes o correos electrónicos a toda hora, incluso a las 2 de la mañana, todo para exigir que se cumplan los objetivos. Esto no pasaba cuando trabajaban de manera presencial.

Otro de los problemas que evidenció es que aumentaron sus dolores de espalda, cuello y hombros. Empezó a extrañar la silla que usaba en la oficina, ella actualmente utiliza la silla de su comedor o la cama para sentarse con la computadora.

“La verdad es que nunca pensé que extrañaría una silla, pero todos los días termino molida en las noches. He pedido que me lleven la silla del trabajo a mi casa, pero no he recibido respuesta. Aunque no me correspondería he pensado en comprar una, pero son caras”, dice. Además, afirma que compró un mouse para su laptop, ya que utilizar el táctil de su computadora empezó a generarle dolores en los dedos de la mano derecha.

En el primer confinamiento total declarado por el Gobierno Nacional se estimó que unas 300.000 personas estuvieron en la modalidad de teletrabajo, según cifras oficiales. Luego, con el relajamiento de las medidas, esta cifra bajó, pero actualmente el país vive otro estado de excepción, aunque solo en 16 provincias, por el repunte de contagios de COVID-19.

El Gobierno dispuso que el teletrabajo es obligatorio tanto en el sector público como en el privado por 28 días, salvo las excepciones del caso.

Los movimientos repetitivos, las posturas forzadas, entre otros factores, pueden originar ciertas lesiones ergonómicas cuando se está en esta modalidad laboral. Los problemas más comunes son lesiones y dolores en hombros y cuello, túnel carpiano y problemas de muñecas, dolores de espalda y lumbares.

Esto se da porque los trabajadores han tenido que adaptar sus espacios en sus hogares, pero no siempre de la manera más óptima, provocando malas posturas que pueden generar trastornos osteomusculares.

Para evitar lesiones se deben realizar ciertas adaptaciones en la casa, pausas activas y evitar posiciones forzadas, recomiendan expertos de medicina ocupacional de Laboratorios Bagó y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Usar una silla ergonómica: En el caso de no contar con una, se puede adaptar otra silla colocando un cojín en la parte baja de la espalda. Esto brinda soporte a la zona lumbar y mantiene la espalda apoyada y erguida durante la jornada, evitando malas posturas y sobrecargas en la columna vertebral.

Pantalla a la altura adecuada: Los problemas de hombros y cuello se deben principalmente a no contar con una pantalla a la altura de los ojos. Lo más recomendable es ubicar el monitor de frente. Se debe mantener la distancia o profundidad visual de al menos 80 cm, con un ancho de 160 cm.

Teclado y mouse en posición correcta: Mientras se utiliza el teclado o ratón, las muñecas deben estar rectas; tener el teclado muy lejos o cerca del cuerpo crea un esfuerzo innecesario en las muñecas.

Mesa confortable: La mesa debe tener una altura adecuada, que permita colocar los pies sin obstáculos debajo de la misma; tener el espacio suficiente para colocar el computador, mouse y teclado; garantizar la distancia visual; brindar confort de muñecas y cuello.

Pausas activas: Son descansos cortos que permiten a la persona cambiar de postura y actividad para garantizar su salud y energía durante el trabajo. Realizar pausas activas mitiga el riesgo de sufrir lesiones y por eso es recomendable realizarlas por 5 minutos, cada 45 minutos. Puede incluir ejercicios de estiramiento o simplemente dejar de trabajar un momento.

A través de correo electrónico se podrá reportar incumplimiento de teletrabajo

Evite estas actividades en el teletrabajo

Trabajar en la cama: Esta postura afecta a todo el cuerpo y por ende incrementa el riesgo de lesiones. Además puede crear alteraciones en el reloj biológico del individuo y mantenerlo somnoliento en el día y despierto en la noche.

● Trabajar con la computadora sobre las piernas: esto genera una postura encorvada e incómoda, dando paso a lesiones de hombros, cuello y columna.

● Usar una silla sin espaldar: El soporte de la columna es muy importante para mantener el resto del cuerpo en una postura adecuada.

● Apoyo de pies: Los pies deben apoyarse en el suelo hasta crear un ángulo de 90 grados en las rodillas, al tener los pies en el aire o inclinados el riesgo de lesiones articulares en rodillas y tobillos se incrementa.

Salud psicoemocional del teletrabajador en riesgo

Un reciente estudio realizado por expertos canadienses y publicado por la revista científica Psychiatry Research afirma que el impacto de la pandemia sobre la salud mental ha sido evidente. Los científicos efectuaron un metanálisis con datos de 55 estudios internacionales realizados entre enero y mayo del 2020, y concluyeron que la prevalencia del insomnio fue del 24%, la del trastorno por estrés postraumático alcanzó el 22%, la de la depresión se situó en el 16% y la de la ansiedad llegó al 15%.

La investigación recalca que el trastorno por estrés postraumático, la ansiedad y la depresión fueron, respectivamente, cinco, cuatro y tres veces más frecuentes en comparación con lo que habitualmente reporta la OMS.

En el ámbito laboral, las alteraciones en el bienestar psicoemocional de los empleados, y actualmente de los teletrabajadores, pueden afectar directamente en su desempeño, y por ende en la productividad de las compañías.

Pagos diarios y doce horas de desconexión, entre directrices de acuerdo ministerial del teletrabajo en Ecuador

Paúl Murillo, líder de consultoría de Adecco Ecuador, menciona que para lograr un trabajador pleno es necesario fijar la atención no solamente en la salud física de los empleados, sino también en su salud mental.

Este concepto, que suele estar asociado a temas médicos, es de vital importancia en el mundo laboral. Un colaborador que no goza de una buena salud mental, resulta un trabajador poco productivo, pues su mente no está concentrada en cumplir los objetivos durante sus horas laborales”, indica.

Que las empresas inviertan en la salud mental de sus colaboradores es una gran decisión. De acuerdo con la OMS, por cada dólar invertido en programas de prevención, se obtiene un retorno de 4 dólares, además del fortalecimiento de la marca empleador y la fidelidad de los colaboradores.

Para Murillo, las organizaciones deben fomentar la salud y bienestar psicoemocional de sus trabajadores con el fin de tenerlos motivados, con relaciones amigables en su entorno de trabajo y concentrados en alcanzar resultados.

Habilitar nuevas formas de trabajo y respetar el derecho a la desconexión

Los empleados desean conservar la mayor autonomía sobre las horas de trabajo y los horarios libres. Al mismo tiempo, los empleadores deben asegurarse de que los trabajadores tengan derecho a desconectarse.

La conexión constante y el sufrimiento por la falta de descanso conllevan importantes riesgos psicosociales para los empleados, como ansiedad, depresión y agotamiento.

Además, la pandemia está ampliando la necesidad de un nuevo conjunto de habilidades de liderazgo, donde la inteligencia emocional es el nuevo estándar.

La nueva generación de líderes debe enmarcarse en cualidades como la empatía, la buena comunicación, la escucha activa sobre las necesidades de bienestar integral de sus empleados y la capacidad de fomentar una relación de trabajo basada en la confianza mutua en lugar de una gestión jerárquica de arriba hacia abajo.

Se debe trabajar, principalmente, con los líderes, pues son ellos los gestores de los modelos de comunicación que se replican en la organización. Si la comunicación es agresiva y poco empática, lo normal es que se repliquen estos modelos en la organización, causando estrés, ansiedad y frustración en los colaboradores”, asegura Tamara Toledo, máster en salud mental.

La experta señala que las formas de trabajo remotas y flexibles están aquí para quedarse, por lo que es importante que los gerentes encuentren formas efectivas de brindar a sus empleados el apoyo y los recursos para impulsar el sentido de pertenencia, más allá de la tecnología.

Alerta con el síndrome de burnout

La OMS clasificó al ‘burnout’ o síndrome del trabajador quemado como una enfermedad, esto entrará en vigor el 1 de enero de 2022. Esta es la primera vez que se incluye como patología a un estado de agotamiento y un sentimiento de falta de eficacia y rendimiento en el trabajador.

Es un estado de agotamiento físico, mental y emocional causado por el cansancio psíquico o estrés que surge relacionado al ámbito laboral. Esta patología ha vuelto a recrudecer en Ecuador debido al confinamiento parcial que actualmente viven 16 provincias del país debido al aumento de casos de COVID-19.

Tres de cuatro trabajadores prefieren laborar tanto en casa y en oficina, según estudio mundial

Según la OMS, es importante que, una vez finalizada la actividad laboral, el trabajador debe tener una desconexión total o parcial del trabajo. Es decir, distanciarse psicológicamente de todas las tareas o cosas pendientes para enfocarse en otras actividades que previo a la cuarentena se realizaba. El teletrabajo no es un obstáculo para leer un libro, hacer ejercicio o mirar series.

Además, debe dedicar de 5 a 10 minutos de tiempo para estar a solas. Este lapso es suficiente y necesario para mejorar la salud mental y emocional. (I)

Lo mejor de la semana

Artículos relacionados