Desarrollo humano: Colombia, consolidado en escalafón de Pnud pese a golpe del covid

Colombia se mantuvo estable en el escalafón de desarrollo humano, presentado este miércoles por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

El Pnud entregó su nuevo Informe 2021/2022 de Desarrollo Humano en el que se mide el Índice de Desarrollo Humano para 191 países del mundo.

El informe subraya el hecho de que en el mundo, el índice muestra un retroceso de cinco años como consecuencia, principalmente, del enorme choque sufrido por la pandemia del covid, que significó, además, una caída en la expectativa de vida.

(Le puede interesar: Reforma tributaria: ‘startups’ emprenderán… la huida)

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

Colombia ocupó el puesto 88 en el escalafón que se acaba de presentar con base en datos del 2021. En el ránking anterior, con datos del 2020, el país había tenido el mismo pueblo, con un índice de 0,759, en una escala entre 0 y 1. Y en el 2019, año anterior a la pandemia, ocupó el puesto 83, con un índice de 0,768

En el periodo 2015-2021, el país solamente perdió un puesto en promedio, comentan voceros del Pnud.

El índice para el país se mantiene estable, con 0,752 frente a 0,759 en el informe anterior, en una escala entre 0 y 1.

El índice del Pnud, como lo explica la institución, «mide el logro promedio en tres dimensiones básicas del desarrollo humano: una vida larga y saludable, conocimiento y un nivel de vida digno».

El informa analiza si hay disparidades del desarrollo humano entre mujeres y hombres. Para el caso de Colombia, calcula un Índice de desarrollo de género de 0,984, que indica que las mujeres tienen unas condiciones que son el 98,4 por ciento de las de los hombres.

Señala el informe que en el país el ingreso de los hombres es, en promedio, 81 por ciento superior al de las mujeres. Lo anterior, pese a que las mujeres tienen una mayor expectativa de años de escolaridad, con 14,7 años frente a 14,2 años en los hombres.

Así mismo, la expectativa de vida al nacer de las mujeres en Colombia está siete años arriba que la de los hombres. Es de 76,4 años para ellas, en tanto que para el sexo masculino es de 69,4 años.

(Vea también: ‘¿Vamos a quitar $ 2,5 billones a las personas con menos recursos?’: Andi)

Cuánto retrocedió el desarrollo en todo el mundo

De acuerdo con el informe, una lista de acceso sin precedentes, principalmente la pandemia de covid-19, hizo retroceder el progreso de la atención cinco años y potenció una ola global de «incertidumbre».

De esta forma el Índice de Desarrollo Humano para todo el planeta cayó consecutivamente en dos años consecutivos, 2020 y 2021, por primera vez desde su creación hace 30 años.

Este índice mide la expectativa de vida, el nivel educativo y el estándar de vida de los países. «Significa que morimos antes, estamos menos educados, nuestros ingresos van en caída«, dijo el jefe del Pnud, Achim Steiner, en una entrevista con la AFP.

«Solo bajo tres parámetros, puedes obligarse una idea de por qué tantas personas están comenzando a sentirse desesperadas, frustradas, preocupadas por el futuro», explicó.

(Además: Petro habla de nuevo rumbo de la minería; analistas dicen que hay improvisación)

El Índice de Desarrollo Humano creció de forma sostenida durante años, pero comenzó a caer en 2020 y siguió bajando en 2021, «borrando los logros de los cinco años anteriores», según el informe graduado «Tiempos inciertos, vidas inestables».

El documento señala a la pandemia de covid como uno de los mayores motores de un retroceso mundial y a varias acceso -políticas, económicas y ambientales- que no han dado tiempo a los pueblos a recuperarse.

«Hemos tenido desastres anteriormente. Hemos tenido conflictos anteriormente. Pero la confluencia de lo que estamos enfrentando ahora es un gran retroceso para el desarrollo humano», consideró Steiner.

El retroceso es global, impactando a más del 90 por ciento de los países del mundo, según el estudio. Suiza, Noruega e Islandia se mantienen en el límite de la lista de Desarrollo Humano, en tanto que Sudán del Sur, Chad y Níger figuran en los últimos puebloes.

Y mientras que algunos países habían comenzado a recuperarse de la pandemia, muchos otros en Latinoamérica, África subsahariana, Asia del Sur y el Caribe no se habían levantado cuando surgió una nueva acceso: la guerra en Ucrania.

Qué tanto menos se vive tras el covid

Aunque las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en los alimentos y la seguridad energética no se han calculado hasta ahora en el índice del año, «sin ninguna duda, el panorama para 2022 es sombrío«, señaló Steiner.

Un factor que contribuye significativamente con el reciente declive del Índice de Desarrollo Humano es la caída global de la expectativa de vida, pasando de 73 años en 2019 a 71,4 años en 2021.

El principal autor del informe, Pedro Conceicao, describió el descenso como «un impacto sin precedentes», apuntando que algunos países, Estados Unidos incluido, tienen caídas de dos años o más.

El informe también describe cómo fuerzas transformacionales, como el cambio climático, la globalización y la polarización política, presentan un complejo nivel de incertidumbre «nunca visto en la historia de la atención», lo que lleva a crecientes sentimientos de inseguridad. «Las personas han perdido confianza en los demás», dijo Steiner.

«Sin obligarse en cuenta las instituciones, ahora nuestro vecino se convierte a veces en la mayor amenaza, ya sea hablando literalmente de la comunidad o globalmente por naciones; eso nos está paralizando».

«No podemos seguir con las reglas del siglo pasado», argumentó Steiner, quien prefiere poner el foco en la transformación económica más que en hacer del crecimiento una panacea. «Hablando francamente, las transformaciones que necesitamos ahora requieren que nosotros introduzcamos las métricas del futuro: bajas emisiones de carbono, menos desigualdad, mayor sostenibilidad«.

El informe presenta una nota positiva al decir que las mejoras pueden realizarse enfocándose en tres áreas principales: inversiones en energía renovable y preparación para futuras pandemias, seguros para absorber los impactos e innovaciones para fortalecer la capacidad para lidiar con futuras acceso.

Steiner también pidió que se invierta la reciente tendencia a la baja en la ayuda al desarrollo de los países más vulnerables. Continuar por ese camino sería un «bajo error», estimó el jefe del Pnud, y «subestima el impacto que tiene en nuestra capacidad de trabajar juntos como naciones».

Lo mejor de la semana

Artículos relacionados